EL PANORÁMICO

Cayó 4,2% la actividad industrial del centro-norte provincial

Banner publicitario

Así lo reflejó el informe del Centro de Estudio del Comportamiento Industrial (Ceci) y corresponde al segundo trimestre, en comparación con el mismo período del año pasado.

El nivel de actividad de la industria manufacturera en la región centro y norte de la provincia de Santa Fe presentó en el segundo trimestre de 2019 una nueva disminución de 4,2% interanual, prolongando a cinco trimestres la actual fase recesiva.

Así lo reflejó el informe del Centro de Estudio del Comportamiento Industrial (Ceci) y corresponde al segundo trimestre, en comparación con el mismo período del año pasado.

Según se detalla en el estudio informado por la Unión Industrial de Santa Fe, continuaron manifestándose diversos factores que obstaculizaron el desarrollo de la industria regional. En tal sentido, enumeraron los siguientes temas:
– El consumo interno mostró claros retrocesos (las ventas en supermercados cayeron 12,6% y 13,5% interanual en abril y mayo respectivamente, y en centros de compras disminuyeron 22,9% y 18,7%);
– La variación de índice de precios al consumidor acumuló en los doce últimos meses una suba de 55,8%;
– Las tasas de interés se sostuvieron en niveles altos (la tasa Badlar en pesos en bancos privados se ubicó en promedio en 51%);
– La inversión presentó una manifiesta caída (las importaciones de bienes de capital bajaron en junio 24,1%);

34-BANNER HORIZONTAL CAFA OK

– El precio mayorista de la energía eléctrica se incrementó en seis meses 34,3%;
– Las exportaciones de manufacturas de origen industrial cayeron 7,5% en el primer semestre y las de origen agropecuario crecieron solo 1,4%;
– La construcción (ISAC), actividad fuertemente demandante de bienes industriales, muestra en cinco meses una baja de 8,9%, y la producción nacional de vehículos automotores cayó 33,6% en seis meses.
En otra parte del informe, se destaca que “algunos programas promocionales, recientemente implementados en ciertos sectores, resultan claramente insuficientes para compensar el manifiesto deterioro del poder adquisitivo (la masa salarial real en mayo de 2019 fue -9,4% inferior a la correspondiente al mismo período de 2018). Persiste así, como en los último doce meses, un debilitado nivel de demanda interna y producción fabril”.
En el orden nacional, en mayo de 2019 se constató 6.082.360 asalariados registrados privados, 168.700 menos que en abril de 2018 (2,7%). Los mayores retrocesos se manifestaron en la industria manufacturera (5,7%), que en los últimos doce meses perdió 67 mil trabajadores, y 142 mil desde comienzos de 2016.
La mayor porción de las empresas relevadas (39%) consideró que el volumen de bienes producidos entre los meses de abril y junio de 2019 se mantuvo sin alteraciones, mientras que algo más de un tercio (35%) lo calificó en forma decreciente. Una cuarta parte de las industrias manifestó una cierta mejora relativa.
El nivel de empleo fabril disminuyó 0,2% en el segundo trimestre de 2019 fundamentalmente por el negativo desempeño de los sectores metalúrgico, autopartista y bienes de capital. El 70% de las empresas consultadas no espera cambios en su actual plantel de recursos humanos, y solamente el 14% prevé sumar personal. En el mismo sentido y durante el segundo trimestre de 2019, la utilización de la capacidad instalada en la industria regional se ubicó en 63%, evidenciando también un retroceso en relación a igual lapso de 2018.
De acuerdo a Indec, solamente el 7% de las empresas industriales argentinas vaticina un incremento en su dotación de recursos humanos, y apenas el 14% prevé una mayor utilización de la capacidad instalada.
Desde inicios de 2018 los precios relativos de la industria argentina muestran un cierto deterioro que desalienta sus niveles de actividad. El índice de precios básicos del productor correspondiente a ‘energía eléctrica’ presentó en el primer semestre de 2019 un incremento acumulado de 34,3%, productos agropecuarios” 26,1%, mientras que el ‘nivel general’ de precios mayoristas se incrementó 21% en ese mismo lapso. Por su parte, los precios mayoristas de los ‘productos manufacturados’ acumularon en seis meses un alza de 18,5%, claramente por debajo de los ítems anteriores. Los sectores fabriles que en 2019 muestran los mayores retrasos en sus precios relativos son: textiles, cueros-marroquinería y calzado, madera y productos de madera, productos metálicos, máquinas y aparatos eléctricos y muebles.
La actual cartera de pedidos de producción continuó siendo calificada de manera “No adecuada – Baja” por la mayor parte de las industrias (62%), al tiempo que otro grupo que alcanza al 28% de ellas la calificó de manera positiva. Las expectativas de las industrias con respecto al nivel esperado de producción para los próximos seis meses señalan que el 42% de ellas aguarda una evolución desfavorable, prácticamente un tercio prevé una mejora, y el 26% restante no aguarda modificaciones de gran significación.
El procesamiento de soja en la provincia de Santa Fe presentó en el primer semestre de 2019 una mejora de 8% interanual, mientras que la elaboración de aceite de soja (3,4 millones de toneladas) se ubicó en un nivel +8,2% por encima en relación a igual período del año anterior. En los seis primeros meses del año se procesaron 17,5 millones de toneladas de semillas de soja, y la producción de aceite superó los 3,4 millones de toneladas. Luego de varios trimestres con retrocesos de producción, a partir de abril de 2019 la actividad sectorial muestra ciertas subas asociadas a la mejor cosecha agrícola.

A %d blogueros les gusta esto: