EL PANORÁMICO

Economistas presentaron una investigación sobre «La Radiografía del endeudamiento en la era Macri»

Banner publicitario

Desde la asunción del gobierno de Cambiemos la deuda bruta emitida por el Estado nacional creció un 40% y la deuda en manos de residentes extranjeros se expandió un 170%. Este nuevo endeudamiento generó un importante aumento de compromisos de pago en el corto y mediano plazo, sin crear condiciones favorables de repago. Por eso, en 2018 el gobierno nacional volvió a solicitar una ayuda al Fondo Monetario Internacional. A pesar de que este organismo tutela la política económica desde entonces, la economía argentina sigue su rumbo descendente. La salida de esta encrucijada va más allá de un necesario refinanciamiento de ese enorme pasivo, sino que requiere de un cambio de modelo.

Esas son algunas de las conclusiones que acompañan a la nueva edición del “Informe sobre deuda pública argentina” que elabora periódicamente la Fundación Pueblos del Sur desde el año 2014. El trabajo se basa en los datos e informes oficiales publicados por el Ministerio de Finanzas de la Nación, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

“El endeudamiento público es un gran condicionante para la economía argentina, situación que tiene su origen en el modelo rentístico financiero instaurado por la dictadura cívico militar en el año 1976. En los últimos tres años, el incremento en el nivel de endeudamiento es una clara reedición de ello”, remarcan los economistas Esteban y Daniel Guida y Marina Alvarez, autores de la investigación. Los principales puntos de la conclusión se exponen a continuación, así como las propuestas para salir de la crisis:

• En los últimos tres años los pasivos brutos emitidos por el Estado nacional crecieron un 40% y la deuda en manos de residentes extranjeros se expandió un 170%. Al 30 de junio de 2019, la deuda pública bruta era de 337.235 millones de dólares, un 98% del PIB. Por su parte, la deuda pública externa llegó a 171.865 millones de dólares, lo que representa aproximadamente un 50% del PIB. Estos guarismos hablan de un proceso de endeudamiento público sin precedentes, tanto por el volumen que alcanzaron los pasivos como por la velocidad con la que se contrajeron.

34-BANNER HORIZONTAL CAFA OK

•El proceso de endeudamiento también se caracteriza por el deterioro en la solvencia de la economía, puesto que el peso de la deuda pública en moneda extranjera sobre las exportaciones pasó de 212,6% en 2015 a 420% en junio de 2019, mientras que la deuda en manos de residentes extranjeros como porcentaje de las ventas al exterior creció de 90,8% en 2015 al 279% en la actualidad.

• Otro aspecto de relevancia es el aumento en el peso de la deuda sobre el total de los recursos tributarios. Al comienzo del gobierno de Cambiemos, los servicios de deuda (capital e intereses) pagados representaron al 38,9% del total de la recaudación tributaria. A mayo de 2019 este indicador subió a 84,9%, es decir, 46 puntos porcentuales por encima de lo registrado en diciembre de 2015.

• El endeudamiento público estuvo estrechamente vinculado a la fuga de capitales, que evidenció un notable crecimiento en los últimos años. Entre diciembre de 2015 y mayo de 2019, se “fugaron” divisas por un total de 107.994 millones de dólares en concepto de Formación de Activos Externos del sector privado no financiero, turismo y giro de utilidades.

• Además, el esquema aperturista y la desregulación del mercado cambiario permitió que entre enero de 2016 y marzo de 2019 el país registrara un egreso de divisas de 78.030 millones de dólares debido al déficit acumulado de la cuenta corriente (incluye el intercambio comercial y los servicios reales y financieros), y de 8.147 millones de dólares por el pago de intereses de deuda al exterior. Vale decir que aproximadamente la deuda externa contraída durante los primeros tres años de gestión de Cambiemos equivale al monto de la fuga de capitales ocurrida en ese mismo período.

• Lejos de “ingresar al mundo”, se agudizaron los desequilibrios macroeconómicos, al mismo tiempo que se profundizó la dependencia del financiamiento externo. En vez de utilizar los recursos provenientes de la deuda pública para solucionar los problemas estructurales de la economía argentina, el gobierno de Cambiemos aplicó una serie de medidas monetarias, cambiarias y fiscales que hicieron que los dólares obtenidos (a precio subsidiado) sean apropiados o consumidos por algunos sectores y personas, cargando regresivamente el compromiso de pagarlos sobre el conjunto de la ciudadanía.

• Al sumar las dos obligaciones de pago (capital más intereses) en cada año, la situación del país resulta realmente complicada. El total de los servicios de la deuda pública argentina contraída a junio de 2019, ascienden a 49.055 millones de dólares en 2020, 46.769 millones de dólares en 2021, 52.223 millones de dólares en 2022, y 41.899 millones de dólares en 2023. Esto suma un total de 190.000 millones de dólares en tal solo cuatro años.

• Bajo el esquema económico actual, esta cifra excede ampliamente las posibilidades reales de pago del país. La gravedad no sólo radica en la concentración de vencimientos, sino también en la participación de la deuda en moneda extranjera sobre la deuda total, que asciende a 168.742 millones de dólares con vencer en los próximos cuatro años.

• En la actualidad, ya se habla de la posibilidad de refinanciar la deuda con el FMI, que resulta el principal acreedor externo del país. Los Servicios de Crédito Ampliado (SAF) o Programa de Facilidades Extendidas (EFF) son líneas que el FMI podría ofrecer para la refinanciación. Sin embargo, esta alternativa no elimina el riesgo de default, ni le permite al país ubicarse en una trayectoria viable de crecimiento económico sostenible con desarrollo nacional.

• Si bien la refinanciación reduce el requerimiento de fondos en los próximos años, el perfil de la deuda continúa siendo inviable, sea por el volumen (aún elevado) como por las potenciales fuentes de financiamiento (ya sin nuevos desembolsos del FMI y con la oferta de crédito privado virtualmente cerrada). En efecto, incluso con una refinanciación (SAF) el promedio de divisas necesarias para atender los servicios de la deuda rondaría los 30.000 millones de dólares anuales, hecho que no resuelve el problema de estrangulamiento externo del país, mucho menos si se consideran las divisa necesarias para que la económica argentina pueda retomar un ciclo de crecimiento (por la demanda de divisas que ello implica).

• Por ello, se destaca que apostar a una refinanciación tradicional bajo las pautas del FMI, se presenta como una alternativa “posible y lógica”, pero puede resultar (nuevamente) un obstáculo para que la Argentina salga de su recurrente crisis con una estrategia propia y sostenible de crecimiento y desarrollo.

• Cuando en el año 2005 la Argentina inició un proceso de reestructuración de su deuda, lo hizo mientras experimentaba un fenomenal proceso de crecimiento económico, con superávit fiscal y externo. Ese mundo y esa Argentina ya no están más. Por eso urge replantear el modelo económico más allá de la coyuntura financiera y de las imposiciones.

• Resulta fundamental definir una estrategia de reinserción internacional que genere saldos comerciales positivos, pero también una dinámica económica generadora de riqueza orientada al mercado interno; sólo con una economía pujante y un sólido mercado interno se podrá persuadir al capital de apostar al desarrollo nacional, incluso a refinanciar la deuda.

Vencimientos que se amontonan

El perfil de vencimientos de capital e intereses de la deuda también muestra un deterioro. El informe de la Fundación Pueblos del Sur recuerda que, mientras a diciembre de 2019 los vencimientos proyectos en el corto plazo estaban mayormente caracterizados por la deuda en pesos con organismos del Estado nacional; en la actualidad se trata de moneda extranjera en manos de no residentes. Para los próximos cuatro años, las obligaciones a pagar por capital e intereses suman u$s 190 mil millones por año).

 

Fuente; Diario La Capital

A %d blogueros les gusta esto: