EL PANORÁMICO

“El Vivero de Sitio es un legado que transforma la tragedia en oportunidades y desarrollo”

Lo dijo el intendente José Corral en la inauguración del espacio situado en Gorostiaga y Circunvalación. Junto a funcionarios y autoridades locales, participaron representantes del Fondo Francés para el Ambiente Mundial, organismo que financió la obra. En la ocasión se firmó el convenio de cooperación y co-gestión del área de reserva, junto con la Universidad Nacional del Litoral y la Fundación Hábitat y Desarrollo.

“Estamos dando un paso muy importante en un lugar muy significativo. Aquí, donde comenzó la inundación del 2003, un lugar de sufrimiento y de muchos problemas desde el punto de vista ambiental, hoy es una parte de la protección de nuestros ecosistemas, un lugar seguro para las familias, un espacio que mira hacia el futuro con optimismo y con posibilidades de desarrollo”. Con estas palabras, concluyó el intendente José Corral su mensaje en la inauguración el Vivero de Sitio y el área de visita e interpretación de la Reserva Natural Urbana del Oeste, que tuvo lugar este martes por la mañana.
Acompañado por representantes del Fondo Francés para el Ambiente Mundial -organismo que financió la obra-, funcionarios y autoridades, José Corral encabezó el tradicional corte de cintas con el que quedó formalmente inaugurado este espacio. Situado en Gorostiaga y Circunvalación, allí se producirán plantas nativas para reforestación del área de reserva y para abastecer al plan de arbolado público. También se ubicará el área de visita, con senderos, área de recreación y educativa para la visita de instituciones y la ciudadanía en general.
En la ocasión se firmó el convenio de cooperación y co-gestión del área de reserva, junto con la Universidad Nacional del Litoral y la Fundación Hábitat y Desarrollo, cuyo objetivo será promover el fortalecimiento y continuidad en el tiempo de la iniciativa.
Participaron de la actividad, la responsable de Proyectos del Fondo Francés para el Ambiente Mundial, Janine Etienne; el concejal Carlos Pereira y su par electa, Inés Larriera; los secretarios de Planeamiento Urbano, Marcelo Pascualón, de Ambiente y Espacios Públicos, Mariano Cejas; la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna; el director de la Agencia de Cooperación, Inversiones y Comercio Exterior, Simón González; la secretaria de Ciencia y Técnica de la UNL, Ana Canal; el apoderado de la Fundación Hábitat y Desarrollo, Walter Vernacchi; junto al consejero de la organización, Pablo Tabarez; entre otros.

Ecosistema urbano

Tras recordar las inundaciones de 2003 y 2007 y las tristes consecuencias que dejaron a la ciudad, el intendente José Corral afirmó: “Todos hemos hecho un gran trabajo desde aquel tiempo, que nos permite estar mejor preparados: contar con estos reservorios, sin familias viviendo allí; con las bombas de extracción y con la defensa ya terminada. Pero queremos aprovechar estas cientos de hectáreas de reservorios como reservas naturales urbanas, para que esto que fue el patio trasero de la ciudad y el motivo de sufrimiento, sea un lugar para conocer nuestra naturaleza, donde los niños aprendan cuáles son nuestras plantas, nuestra aves; un espacio donde amemos nuestro ecosistema y por lo tanto lo cuidemos”.
José Corral, explicó que “el llamado Vivero de Sitio, es un vivero en el lugar de la reserva para reproducir las plantas nativas, con nuestros dos ecosistemas: del río Salado y del río Paraná, con nuestras plantas y nuestra fauna también. Después de algunos años que ya venimos cuidando como reserva este sector, se pueden ver las diferente aves, de diferentes especies, además de insectos, otros animales, y las plantas nativas”.

Gestión y continuidad

El mandatario destacó el valor pedagógico y cultural del Vivero y todo su entorno. “Este lugar está adecuado para visitas de escolares, para que que bajo la sombra puedan estar, recibir una charla, información y después caminar a través de los senderos. Una parte ya han sido construidos y hay que continuar con la preparación de otros. Pero sobre todo, es una tarea de mantenimiento y de cuidado de la reserva que crece sola, y a la que hay que ir marcándole con tiempo los senderos”, señaló José Corral.
En ese sentido, contó que a partir de la “experiencia de la Fundación Hábitat y de la Universidad Nacional del Litoral, con la Reserva Natural de Ciudad Universitaria, son quienes van a gestionar este vivero, el centro de visitantes y este sector de la reserva, para lo cual acabamos de firmar un convenio junto con el Municipio”. Cabe señalar que entre los próximos pasos a seguir se encuentran la elaboración de contenidos educativos y turísticos relacionados con la RNU, la creación de material pedagógico sobre el proyecto para visitas educativas, y la puesta en marcha e implementación del espacio con visitas y recorridos guiados, así como el plan de Restauración del área y un futuro Observatorio de Ambiente Urbano.

Ayuda francesa

José Corral señalo que la transformación del sector, que incluyó “el traslado de familias que vivían en las zonas de reservorios y la costanera de la reserva que marca el límite de la ciudad, evitando nuevos asentamientos informales zonas bajas, pudo hacerse gracias a la vocación y al trabajo en conjunto de Argentina y Francia”.
En ese sentido agradeció “a Francia, a la Agencia Francesa para el Desarrollo, el Fondo Francés para el Ambiente Mundial en particular; y a nuestras embajadas Argentina y de Francia en nuestro país, que nos han permitido este trabajo que tiene un resultado muy valioso para Santa Fe; y con un aporte aporte significativo de 1 millón de euros de la cooperación”.
Finalmente, a días de concluir su gestión, José Corral indicó: “El balance de esto es de agradecimiento a quienes nos permitieron trabajar en conjunto. Y también de legado, porque esto queda, y esta Reserva Natural del Oeste es una muestra de cómo podemos transformar: la tragedia, el dolor y los problemas, en oportunidades y desarrollo”.

La obra

En abril de 2015 la Municipalidad Fe firmó con el Fondo Francés para el Ambiente Mundial (FFEM) el Convenio de financiación para la ejecución del proyecto “Reserva Natural Urbana (RNU) y Gestión de Riesgos Climáticos”, recibiendo 1 millón de euros de subsidio. Desde entonces se cumplió con el cronograma previsto para los 4 años de ejecución.
Una de las etapas más importantes del proyecto es la construcción del Vivero de Sitio, un espacio donde se producirán plantas nativas para reforestación del área de reserva y para abastecer el plan de arbolado público. Allí también se ubicará el área de visita, con senderos, sectores de recreación y educativos para la visita de instituciones y la ciudadanía en general.
El Vivero se compone del umbráculo (de 855 m2), la estructura Vivero invernáculo (de 98 m2), el edificio administración (de 83 m2), y los servicios sanitarios. El proyecto incluye una serie de circuitos peatonales que recomponen la biodiversidad de cinco regiones ambientales propias de nuestra geografía: el espinal, el delta, el pajonal/totoral, el albardón y el camalotal, además de un circuito de avistamiento de aves y un circuito de interpretación del reservorio que tiene como objetivo reproducir en clave educativa.

-.-

A %d blogueros les gusta esto: