SANTA FE- DIARIO EL PANORÁMICO

Alberto Fernández: «Me molesta que me digan que tengo presos políticos porque no los tengo»

El Presidente sumó su voz a la diferencia de posturas dentro del oficialismo sobre la situación de exfuncionarios detenidos.

El presidente Alberto Fernández reiteró que en la Argentina no hay «presos políticos» y aseguró que le «molesta que digan» que hay dirigentes en esa situación. Pidió «prudencia» en la discusión sobre la condición de exfuncionarios detenidos por presuntos hechos de corrupción y afirmó que, en la Argentina, no hay «nadie detenido sin causa a disposición del Poder Ejecutivo», condición necesaria para que alguien sea definido como «preso político».

«Me molesta que me digan que tengo presos políticos porque no los tengo», advirtió el mandatario nacional.

En medio de la polémica interna del Frente de Todos sobre los presos políticos, Fernández señaló: «Tenemos que ser prudentes porque en el mundo escuchan lo que discutimos acá».

«Hay que decirles a los compañeros que no sean tontos. Lo que quieren es hacernos pelear entre nosotros, dividirnos. Todos sabemos lo que hizo la Justicia y el primero que lo hizo fue Alberto Fernández», destacó el jefe de Estado en declaraciones a radio Continental.

La deuda
Asimismo, el Presidente aseguró que la Argentina no puede «cumplir» con el pago de la deuda al FMI en los vencimientos establecidos por el gobierno anterior y advirtió que, por el contrario, en caso de hacerlo, se estaría «sumiendo a la economía en una postración absoluta».

Consultado sobre si un buen resultado en la negociación con el FMI podría allanar el camino para discutir luego con los bonistas, Fernández graficó: «Son dos caminos que se necesitan, no sé si se cruzan, pero sí se necesitan».

«De ninguna manera», respondió tajante el Presidente cuando le preguntaron sobre la posibilidad de cumplir con los términos de los próximos vencimientos.

«Quisiéramos destinar el pago de la deuda a la reestructuración de la economía; si pagáramos, igual no nos va a alcanzar, pero estaríamos sumiendo a la economía en una postración absoluta», apuntó.

Además, Fernández planteó que el pago de su deuda que hizo la provincia de Buenos Aires días atrás «no es la regla» y que eso se decidió porque se evaluó que, en el inicio de las conversaciones, no era conveniente incumplir.

El Presidente resaltó la «respuesta de apoyo muy importante» que recibió de los gobiernos de Italia, España, Francia y Alemania en el marco de su reciente gira por Europa, en relación a las negociaciones con el FMI.

«En todos los casos pudimos contarles qué es lo que queremos hacer y qué necesitamos», relató en un tramo de la entrevista, en la que resaltó que su gira europea «fue mucho más que productiva». «Nos ayuda en un mundo globalizado estar dentro del mundo», concluyó el mandatario.

También aseguró que no escuchó lo que dijo su vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner el fin de semana sobre la negociación de la deuda y aclaró que el diálogo con el FMI y los acreedores privados tiene que desarrollarse «con mucho cuidado».

«Con el Fondo estamos empezando a hablar. Yo no sé si Cristina estaba hablando específicamente del Fondo o de los acreedores privados. Porque no escuché lo que dijo Cristina», dijo el jefe de Estado.

Fernández sostuvo que de todas maneras «son negociaciones que recién empiezan, hay que darle tiempo, como toda negociación hay que hacerla con prudencia mediática como digo siempre, con mucho cuidado. Esta semana viene la representación del Fondo para trabajar con nosotros y veremos allí cómo vamos avanzando».

La vicepresidenta había reclamado el fin de semana que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional contemple una «quita sustancial» de la deuda de 44.000 millones de dólares que debe abonar la Argentina.

En ese sentido, destacó el apoyo del Papa Francisco para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no le exija a la Argentina un cronograma «imposible», tal cual lo dijo el religioso la semana pasada en un seminario en el Vaticano.

El jefe de Estado dijo que el Papa «conoce a la perfección» todo lo sucedido en la Argentina en los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri porque «está permanentemente al tanto, mirando lo que le pasa al país».

«El Papa ha dado una ayuda muy grande, involucrándose del modo que él puede hacerlo: llamando a la reflexión al capitalismo mundial y a los acreedores en particular sobre lo que le está pasando a la Argentina y la necesidad de encontrar una salida que no signifique más martirio para la gente que menos tiene», dijo.

Fernández dijo que habla con el Papa esporádicamente, porque él entiende «la trascendencia» de la figura de Francisco, que «está mucho más allá de la Argentina, dado que es un líder moral que el mundo tiene» y por lo tanto intenta «no molestarlo».

Paritarias
Respecto a las paritarias, adelantó que esta semana dará inicio a «una serie de reuniones» con dirigentes sindicales porque pretende que «sean parte de este tiempo» y no que «sólo se sienten en la mesa paritaria», y puso reparos a la aplicación de cláusulas gatillo en los acuerdos salariales por entender que constituyen «un modo implícito de indexación».

«Lo que yo intento, sí, es evitar todo mecanismo de indexación de la economía y, de alguna manera, la cláusula gatillo es un modo implícito de indexación, que opera en los hechos como un mecanismo de indexación de la economía», aseveró el mandatario.

En este marco, Fernández consignó que esta semana arrancará con «una serie de reuniones con sindicalistas para organizar estas cosas» y sostuvo que se trata de actores «muy importantes».

Insistió que quiere que «los sindicatos sean parte de este tiempo» y «no» que «sólo se sienten en la mesa paritaria».

«Antes de que empiece, me he ordenado para poder hablar con todos ellos», reveló el mandatario, quien, no obstante sostuvo que «hay paritarias que han tomado decisiones por sí mismas, como camioneros, por ejemplo, y está bien, porque para eso están las paritarias».

A %d blogueros les gusta esto: