El Hospital Cullen redujo un 80 por ciento el ingreso de heridos

Actualmente se reciben tres heridos por día. Antes del aislamiento la cifra indicaba 15 ingresos a diario.

En la actualidad, en un contexto de pandemia por el COVID-19 y aislamiento social obligatorio, el panorama en materia de ingresos de heridos en el Hospital Cullen cambió rotundamente.

Un ejemplo de esta situación es el “registro cero” de ingresos en un fin de semana a la guardia del hospital por casos de accidentes de tránsito y heridos en distintos episodios policiales desde el comienzo comienzo del aislamiento.

La explicación se encuentra en la escasa circulación de vehículos y personas en virtud de la pandemia por coronavirus.

El director del nosocomio, Juan Pablo Poletti se mostró sorprendido por la notoria merma de ingresos a la guardia por heridos.

“En la guardia general del hospital observamos una baja notoria en ingresos por accidentes y heridos en distintos hechos. Hoy estamos preparados para los ingresos generales y los casos de Covid-19, con sectores bloqueados con quirófanos, sala de parto y distintas áreas específicas”.

“Tuvimos fines de semanas sin ingresos por accidentes de tránsito y heridos, una situación que en mis 26 años en el hospital no veía”, se sorprendió el director del Cullen, al mismo tiempo que remarcó: “Antes de la pandemia teníamos en atención diaria de guardia entre 230 y 240 casos; hoy bajamos a un máximo de 90 atenciones diarias de consulta por guardia”.

“En relación a accidentes de tránsito y heridos, llegamos a tener 15 pacientes por día y hoy no superamos los tres diarios. Hoy nos encontramos con un hospital tranquilo, con suspensión de cirugías programadas, aguardando y preparándonos para el esfuerzo que esta pandemia nos depare”, concluyó.

Pacientes infectados con COVID-19
En la actualidad no se registra ningún paciente internado con Covid-19 en el hospital Cullen, pero sí hay un solo caso considerado “sospechoso”.

“Estamos atendiendo en una guardia paralela a un promedio de 15 pacientes diarios febriles con síntomas respiratorios que se presentan espontáneamente sin llamar al 0800. Se los analiza por circuito interno, se le coloca barbijo y si es necesario se aplica el mecanismo de triaje y se lo deriva al área respiratoria”, manifestó Poletti.

“Tenemos dos salas bloqueadas para COVID-19 con 52 camas en piso, no críticas, y la posibilidad de extensión a 150. Por otro lado hay 11 camas en terapia intensiva con la posibilidad de extender a 30 camas para casos graves. En total tenemos 300 camas que si se necesitan todas para Covid-19, en caso de un desborde de la pandemia, las utilizaremos con un protocolo especial con los internados con otras patologías”, subrayó el director del hospital Cullen.

A %d blogueros les gusta esto: