SANTA FE- DIARIO EL PANORÁMICO

Cristina: “El país se debe una verdadera reforma judicial, que no es esta”

Cristina Kirchner aseguró que esta “no es una verdadera reforma judicial” y volvió a denunciar la existencia de “una mesa judicial” en el gobierno de Mauricio Macri para “digitar causas judiciales”.

A horas del debate en el Senado del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo, previsto para este jueves a las 14, Cristina Kirchner aseguró que esta “no es una verdadera reforma judicial” y volvió a denunciar la existencia de “una mesa judicial” en el gobierno de Mauricio Macri para “digitar causas judiciales” que tuvo “el oscuro objetivo de perseguir y encarcelar opositores políticos y empresarios”.

En una escrito publicado en su página web y difundido en las redes sociales, la vicepresidenta también cargó contra los medios de comunicación, a los que acusa de “naturalizar” la política de persecución judicial que le endilga a la anterior administración, y cuestionó de manera elíptica a la oposición por negarse a discutir la reforma judicial, al recordarle que es el Congreso el ámbito en el que deben saldarse las diferencias políticas.

“La primera actitud que debe tener la totalidad del sistema político argentino, cualquiera sea su postura ideológica y partidaria, es aceptar que cualquier diferencia, no solo respecto de la organización del Poder Judicial o de la necesidad de su reforma, sino de cualquier otra cuestión sobre la que no haya acuerdo, tiene un solo lugar de discusión y resolución: el Congreso de la Nación“, afirma Cristina Kirchner.

Según la vicepresidenta, al proyecto que discutirá el Senado “se lo ha titulado erróneamente Reforma Judicial” porque, según su óptica, en los últimos 20 años “solamente ha habido dos reformas judiciales“.

Una de ellas, afirmó, es la que impulsó su gobierno en 2013, que fue aprobada por el Congreso y luego -señaló- “fue dejada sin efecto por el propio Poder Judicial al afectar sus privilegios”.

“La segunda, fue una reforma realizada de facto, sin ley y contra la Constitución. La realizó Mauricio Macri a partir del año 2015, cuando asumió la Presidencia de la Nación. Una reforma de facto operativizada únicamente sobre la Justicia Federal Penal de la Capital Federal, más concretamente sobre los tribunales de Comodoro Py, y con el oscuro objetivo de perseguir y encarcelar opositores políticos y empresarios. A algunos de estos últimos para despojarlos de sus empresas y a otros para saldar cuestiones comerciales o hasta personales”, agregó la vicepresidenta.

Según Cristina Kirchner, esa reforma de facto “tuvo cuatro ejes fundamentales”.

“Creó e impuso una mesa judicial en la órbita del Poder Ejecutivo integrada por funcionarios y abogados del poder cuya función era digitar causas judiciales contra opositores en Comodoro Py“, sostuvo la vicepresidenta, quien agregó que esa práctica “fue naturalizada en los medios de comunicación hegemónicos como si fuera un órgano extrapolado de la Constitución Nacional“.

En ese sentido, apuntó sus dardos contra los medios de comunicación, al afirmar que hablaban de la mesa judicial “en artículos que se podían leer en el papel y en el portal, se comentaban sus reuniones en los programas de televisión y sus decisiones, que se conocían en las tapas de los diarios, anunciaban el texto exacto de futuras resoluciones y sentencias judiciales”.

El segundo eje fue para Cristina Kirchner “la llamada ‘Doctrina Irurzun‘, en referencia al camarista Martín Irurzun, por la cual “se utilizaba el instituto de la prisión preventiva para aplicarla a los opositores, privándolos de su libertad en forma ilegal.”, sostiene.

El tercer eje que mencionó la vicepresidenta fue el traslado de jueces “a juzgados y tribunales para los cuales no habían sido designados”. Dijo que “se violó de esta manera, en forma flagrante, no solo el principio de Juez Natural, sino la prohibición de tribunales ad hoc“.

Por último, la vicepresidenta acusó al gobierno anterior de haber convertido a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) “en el órgano directriz de la cuestión judicial a través del manejo de los agentes orgánicos e inorgánicos en la creación de causas, espionaje y seguimiento de opositores“.

En el final, Cristina Kirchner volvió a aseverar que la que se discutirá este jueves en el Senado no es una verdadera reforma judicial, a contramano de la definición que el propio presidente Alberto Fernández le dio al proyecto al anunciar su envío al Congreso, a fines de julio último.

“Sinceramente creo que el país todavía se debe una verdadera reforma judicial que no es la que vamos a debatir este jueves“, afirmó la vicepresidenta, antes de rematar su escrito con una frase que parece dirigida Eduardo Duhalde. “En tiempos de asonadas mediáticas y políticos apocalípticos, es muy bueno recordarlo“, concluye.

A %d blogueros les gusta esto: