El Banco Central volvió a perder reservas a pesar de las medidas

Pese al endurecimiento del cepo, el incremento de incentivos a exportadores para que liquiden sus reservas y la supresión del crawling peg como sistema de depreciación cambiaria, el Gobierno y el Banco Central (BCRA) no logran enderezar dos de las variables que más preocupan a las autoridades económicas y monetarias: la pérdida de reservas y la brecha cambiaria.

Ayer el BCRA volvió a cerrar el día como vendedor neto y sus tenencias brutas volvieron a caer. Además, el dólar blue y el contado con liqui (CCL) continúan su escalada y el gap respecto del mayorista supera al 100%.

El Central terminó ayer con u$s41.092 millones de reservas, lo que significa una caída de u$s40 millones respecto del día anterior. Desde el 1 de octubre, día en que se anunciaron las modificaciones, el drenaje alcanza los u$s278 millones. Esto implica una desaceleración respecto del ritmo en que venían cayendo, pero la dinámica sigue siendo hacia la baja.

Además, tras haber terminado el miércoles en posición compradora, durante el día ayer la entidad que preside Miguel Pesce vendió alrededor de u$s20 millones.

La esperanza del Gobierno estaba depositada en que, con la baja de retenciones, el campo incrementase las liquidaciones. Si bien es pronto para determinar el éxito o fracaso en ese sentido, el inicio no pareciera ser prometedor. «El día de los anuncios los exportadores se hablaban entre ellos y decían ?mirá, quizás sirva esto?. Al tercer día, tanto los exportadores como las cámaras ya le habían bajado el pulgar a las medidas», afirmó el experto en comercio exterior y director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo.

«El problema principal es la brecha. El exportador siente que le paga a su cliente un dólar que en el mercado vale $157 y él recibe un dólar de $50, $60 o $70, dependiendo la retención. Y el exportador supone que no se sostiene, entonces dice ´espero porque esto conduce a un ajuste en el tipo de cambio?», agregó Elizondo. Por su parte, el economista Martín Polo, sostuvo: «Las medidas frenaron un poco la caída, ya que el BCRA venía vendiendo a razón de u$s80 millones por día y ahora está vendiendo en forma neta unos u$s30 millones. Algo mejoró. Básicamente por la menor demanda de dólares para ahorro y para las empresas. La mala noticia para Guzmán es que la oferta no parece haberse revitalizado. De hecho, la liquidación de las cerealeras está siendo menor que lo que se observaba en los 30 días anteriores a la medida. Incluso con la soja subiendo». A modo de síntesis, Polo concluyó: «La primera evaluación es que no sirvieron las medidas. Solo pusieron una pausa. El Gobierno necesita revertir la situación y que el BCRA pase a ser comprador neto de divisas». Donde hubo un empeoramiento significativo fue en la brecha cambiaria. Ayer el dólar blue avanzó $3 y llegó a su máximo de $158, por lo que el gap con el mayorista, que se mantuvo estático en $77,11, es de 104,9%. Hasta el 1 de octubre esa diferencia era del 92%. En una semana el blue subió $11.

Además, el CCL subió $2,89 y finalizó el día en $153,28: brecha del 98,78% en este campo. Al momento de los anuncios el CCL se ubicaba en $145,89. Según traders consultados por Ámbito, la brecha contra el dólar financiero podría ser mayor, de no ser porque el BCRA y/o ANSeS han estado interviniendo en el mercado de bonos, comprando contra dólares o vendiendo contra pesos, para moderar el alza. Sin embargo, ayer no hubo participación de organismos públicos, según fuentes del mercado. «Desde el viernes, hay días en los que el Central entra como vendedor, otros como comprador, pero busca sorprender para que no le tomen el tiempo», resumieron desde una ALyC.

La cotización que se mantiene más estable desde aquel primer día de octubre es la del dólar MEP. Hoy cuesta $140,94, es decir, $1,90 más que aquel día. La mayor presión sobre el CCL respecto del MEP puede indicar que muchos inversores quieren salir del sistema financiero argentino, según indicó el economista de EcoGo Juan Ignacio Paolicchi.

El minorista, en tanto, ayer subió 7 centavos y cuesta $82,79. Y el dólar ahorro está en $136,60.

Cabe recordar que el jueves 1° el BCRA anunció que abandonaba el sistema de crawling peg para pasar a un esquema que pondere la volatilidad y que el tipo de cambio suba de manera más impredecible. De hecho, al otro día de los anuncios el mayorista subió 70 centavos. Sin embargo, fue tan solo el primer cimbronazo, ya que desde allí hubo un ascenso de 15 centavos en un total de cuatro ruedas.

«Fueron medidas en la dirección correcta y en la cuantía equivocada. El crawling peg no funcionó, salieron de ese régimen y depreciaron 1%, pero se quedaron cortos», señaló Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment.

A %d blogueros les gusta esto: