EL PANORÁMICO

Ante la ONU, el Presidente cuestionará el préstamo «tóxico» del FMI al gobierno de Macri

Banner publicitario

 

El presidente Alberto Fernández hablará este martes ante la Asamblea de las Naciones Unidas con un discurso virtual en el que calificará al préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional a la Argentina durante el gobierno de Mauricio Macri como «tóxico e irresponsable», reivindicará los derechos argentinos en las Malvinas y reiterará el pedido de colaboración internacional para esclarecer el atentado contra la AMIA, entre otros puntos.

Fernández hablará ante la 76ª Asamblea General Ordinaria de la ONU alrededor a las 17.30, de acuerdo con la lista de oradores, y lo hará de manera virtual través de un mensaje grabado, en su segunda participación en su carácter de jefe de Estado en una reunión plenaria del organismo internacional.

Según se informó oficialmente, en su discurso, el Jefe de Estado abordará la necesidad de tener una nueva arquitectura financiera global y cuestionará el endeudamiento con el FMI.

34-BANNER HORIZONTAL CAFA OK

Además, reclamará la reconstrucción del mundo pospandemia «bajo el imperio de la solidaridad y la equidad», y ratificará el reclamo de que las vacunas contra el coronavirus sean bienes públicos globales.

Reconfiguración de la arquitectura financiera

En su mensaje, el primer mandatario reclamará la necesidad de una «reconfiguración» de la arquitectura financiera global, en el marco del rol que ha jugado el FMI en los últimos años en el mundo y en la Argentina en particular, dijeron las fuentes.

Sobre este tema, requerirá una solución al problema de las deudas insostenibles de los países de renta media, al generarse un endeudamiento «tóxico e irresponsable» con el FMI, como el que se registró en la Argentina durante la administración de Macri, añadieron los informantes.

El Presidente calificará de "tóxico" el préstamo del FMI al gobierno de Macri.

El Presidente calificará de «tóxico» el préstamo del FMI al gobierno de Macri.

Remarcará el impacto mundial de la pandemia, que sacó a la luz la desigualdad e inequidad que existe entre los distintos países, y que está reflejado no solo en la producción y distribución de vacunas contra el Covid sino también en sus consecuencias económicas y sociales.

En ese punto, insistirá en que será «fundamental» concentrar los esfuerzos para que la reconstrucción pospandemia se concrete de manera equitativa, y destacará que ese flagelo también ha generado una crisis de derechos humanos, con la consecuente generación de más desigualdad en términos de género y discriminación hacia las minorías.

De cara a esta situación, el Presidente exhortará a renovar los esfuerzos y trabajar para tener sociedades más justas, equitativas e igualitarias.

Cambio Climático

Fernández abordará en su mensaje los problemas que genera el cambio climático, como también sus consecuencias, e instará nuevamente a asumir el compromiso necesario para atender la amenaza que representa para el futuro, al tiempo que hará un detalle de los compromisos asumidos por Argentina para la defensa del medio ambiente.

Terrorismo

Al aludir al flagelo mundial que significa el terrorismo, señalará que la lucha contra el terrorismo se debe dar respetando el derecho internacional y reiterará el pedido de colaboración para poder llegar al esclarecimiento del atentado a la AMIA, del 18 de julio de 1994, que arrojó un saldo de 85 muertos.

Islas Malvinas

Además, el mandatario dedicará un capítulo de su discurso para reafirmar los derechos inalienables de la soberanía argentina sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

En ese contexto, renovará el pedido a la comunidad internacional, y en especial al Reino Unido, a que se cumpla lo establecido en la Resolución 2065 de Naciones Unidas sobre esa cuestión.

En esa resolución, aprobada el 16 de diciembre de 1965, la Asamblea General de la ONU reconoció la existencia de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y la Argentina en torno a las Islas Malvinas y estableció que el caso se encuadra en una situación colonial que debe ser resuelta.

Por ello, constituye uno de los últimos casos de colonialismo aún vigentes. Este conflicto, además, configura una cuestión de desarrollo económico y de recursos naturales, en relación con el Atlántico Sur y la Antártida, según se señaló.

A %d blogueros les gusta esto: