EL PANORÁMICO

La industria de Santa Fe advierte que está al borde de precipicio

Banner publicitario

La industria santafesina atraviesa su hora más oscura. Con 14 meses de agonía sobre la espalda y 330 procedimientos de crisis en trámite, la nueva fase de crisis macroeconómica la pone al borde del abismo. Proveedores que no entregan insumos, listas de precios que suben en dólares, clientes que no aparecen y tasas que llevan a los establecimientos a situaciones de quiebre. Sobre este tembladeral, los empresarios de la provincia quieren a convertir el acto por el Día de la Industria en una masiva demostración de su representatividad y en una exposición de sus reclamos urgentes. Apuestan a reunir a un millar de industriales en Rosario, el mes próximo, como un hito para reclamar una política económica que los contemple.

«Como un Grito de Alcorta pero de la industria», exageran un poco los organizadores, que quieren que el acto se convierta en un punto de inflexión. Dueña de una diversidad sectorial y geográfica muy importante, la industria representada en la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) enfrenta un difícil momento: el 85 por ciento de las ramas fabriles presentan caídas en sus indicadores productivos. Situación que quieren visibilizar ante las autoridades nacionales y locales, actuales y electas.

Claudio Mossuz, por la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), Roberto Lenzi, por la Asociación de Industriales Metalúrgicos (AIM) de Rosario y Román Guajardo, por la Unión Industrial Región Rosario (Unirr), realizaron la presentación del almuerzo que se realizará el 20 de septiembre en el domo ubicado en el predio que ocupó en su momento la Sociedad Rural de Rosario.

«Queremos que se visibilice la fortaleza y la diversidad de la industria provincial pero también la situación por la que están atravesando sus diferentes actividades, en un momento en el cual las entidades empresarias van a tener un papel importante», señaló Guajardo.

34-BANNER HORIZONTAL CAFA OK

Confían en mantenerse a flote en estos momentos «delicadísimos», en los que una crisis cebada durante cuatro años amenaza con llevarse a todos puestos. Mossuz recordó que la industria recordó que la industria presenta situaciones de estancamiento desde 2012 pero aclaró que desde 2016 comenzó a caer. Primero con el cambio de modelo económico y la política de estímulo a las importaciones. «En 2017 nos vendieron los brotes verdes pero esa recuperación fue muy parcial», recordó. Desde principios de 2018, el retroceso «es constante».

Lenzi señaló que luego de la última devaluación, la crisis se espiralizó. A las tasas de interés imposibles y la caída de mercado interno, se sumó el pánico. «Los proveedores no venden y lo que se vende está dolarizado», describió.

Con excepción de algunos sectores ligados al mercado externo que atraviesan ciclos puntuales de expansión, como el caso de una parte de la industria frigorífica, o los que pudieron engancharse a los negocios de Vaca Muerta, la mayoría de las fábricas atraviesan el desierto. «El derrumbe del crédito atraviesa a todos y ahora se suma un momento total de incertidumbre», dijo Guajardo.

La traducción política de la crisis económica enturbió, por otra parte, la posibilidad de tomar contacto con interlocutores oficiales. Lenzi recordó que la última reunión con el ministro de Producción de la Nación, Dante Sica, fue hace casi dos meses, cuando les explicó a diferentes referentes industriales los alcances del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. El larguísimo plazo para unidades productivas que viven «día a día».

Mossuz recordó que cayeron 5 mil industrias y que, entre las que pelean por su sobrevivencia, la cuotificación en el pago de salarios, la bajísima utilización de la capacidad instalada y la reducción horaria de trabajo conforman un paisaje frecuente.

La producción industrial en Santa Fe cayó 10,4 por ciento durante el primer semestre del año, según el último informe de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe). De acuerdo al relevamiento del Instituto de Investigaciones Económicas de la entidad fabril en junio de 2019 y por décimo tercer mes consecutivo el nivel de actividad industrial retrocedió 2,1 por ciento interanual. La cifra es más que preocupante, advirtieron, ya que se compara con el bajo nivel de junio de 2018: -9,3 por ciento interanual.

La menor producción resultó generalizada en la mayor parte de los sectores siendo este el aspecto más contundente de la actual crisis industrial. El 85 por ciento de las ramas industriales con desarrollo en la provincia de Santa Fe (51 sobre 60) mostraron en junio de 2019 menor nivel de actividad frente al mismo mes del año anterior.

Fuente: La Capital

A %d blogueros les gusta esto: