EL PANORÁMICO

La industria dejó atrás la pandemia pero la economía no

Banner publicitario

La industria vuela en V. El resto de la economía no. Las fábricas continúan re encendiendo las máquinas, luego del desplome histórico de marzo-abril. A esta altura, como muestran los números oficiales, ya lograron superar tanto los niveles de producción de la previa a la pandemia como los de uso de sus instalaciones. La dinámica está dentro de lo esperado, por la recomposición de stocks propia de la salida de las recesiones abruptas. La actividad en general repunta más lento, en parte porque el consumo viene mostrando señales de vida pero todavía no demasiado claras.

Primero, y muy breve, los datos de noviembre: el Indec publicó el informe de Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII). Las fábricas utilizaron el 63,3% durante el mes. Se trata del mejor registro desde fines del 2018 y quedó 3 puntos por encima de los niveles previos a la llegada de la pandemia al país. Por el lado de la producción, creció 3,5% en noviembre y ya superó por un pelo (0,2%) al pre Covid-19.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo celebraron: «Confirma la mejora en la producción que venimos observando. Implica una mayor demanda de mano de obra y de hecho va en línea con la recuperación del empleo industrial, que ya acumula cinco meses».

El desplome de la industria, y de la producción de bienes en general, fue más veloz que el del consumo. Lo explicó el investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP) y docente de la Universidad de San Andrés, Damián Pierri: «Las series de datos muestran que los inventarios cayeron y eso quiere decir que la oferta se desplomó más rápido que la demanda». Luego, el repunte que se está observando en los datos se trataría de un overshooting para equilibrar los stocks perdidos.

34-BANNER HORIZONTAL CAFA OK

Pierri agregó: «La condición de almacenable que tienen los bienes hace que se puedan vender cosas que no se están produciendo. Lo que es servicios, al no ser almacenables, se ve afectado desde la demanda y la oferta por igual, cuando hay restricciones a los movimientos. En los bienes, en cambio, vos podés comprar el bien pero nadie lo está fabricando, porque el operario no puede ir a la fábrica. Los obreros de Smata y UOM estuvieron con salario al 75% porque no podían ir a trabajar. Pero los productos siguen disponibles. Y el efecto sobre los ingresos de la pandemia dependió de si la persona se quedó sin trabajo o no, y además hubo IFE. Es esperable que se pueda seguir consumiendo».

A %d blogueros les gusta esto: